¿Bolsa de plástico? ¡No, gracias!

02/07/2020

Mañana, 3 de julio, se celebra el Día Internacional sin Bolsas de Plástico. Y nosotros, ¿qué podemos hacer para dejar de usarlas en nuestro día a día?

Tu implicación es fundamental, como lo es la de todos y todas. A menudo no nos damos cuenta de la cantidad de bolsas de plástico que consumimos cuando vamos a comprar. Y quizás no te has parado nunca a pensarlo, pero hay alternativas mucho más limpias y respetuosas con el planeta para llevar la compra.

 

 

Te damos algunas ideas que pueden ayudarte:

  • No salgas nunca de casa sin una bolsa de tela plegable. Las bolsas de tela ocupan muy poco espacio y no te costará nada llevar una o varias encima. Nunca se sabe cuándo tendrás que hacer una compra imprevista.
  • Si no llevas ninguna bolsa y te ofrecen una en la tienda, piensa si de verdad la necesitas. Quizás lo que has comprado puede caber en la bolsa, la cartera o la mochila. No cojas la bolsa automáticamente, ¡piensa si la necesitas!
  • Reutiliza las bolsas que tengas en casa. Por mucho que queramos reducir el uso de bolsas de plástico, siempre acabamos acumulando una cantidad importante en casa. ¡No las tires! Puedes reutilizarlas para comprar o para la basura.
  • Recicla. En caso de que tengas que tirar bolsas porque están en mal estado, hazlo siempre en el contenedor del plástico.

 

¿Por qué tenemos que decir «no» a las bolsas de plástico?

  • Se fabrican a partir del petróleo, un recurso no renovable, caro, cada vez más escaso y responsable de la emisión de gases de efecto invernadero, es decir, el cambio climático.
  • Tardan entre 150 y 1.000 años en descomponerse.
  • Reciclarlas no es rentable: cuesta 100 veces más que producirlas de nuevo.
  • Contaminan cuando se fabrican y también cuando se incineran.
  • Algunas están impresas con tintas tóxicas.
  • La mayoría termina en el mar. Algunos animales, como las tortugas, los delfines y los cachalotes, se las comen porque las confunden con medusas y calamares.
  • Podemos sustituirlas fácilmente por bolsas de tela. ¡Las hay de mil y un colores y de mil y un modelos!

 

Y para concienciarte todavía más, te dejamos con un monólogo que muestra en clave de humor el sinsentido de las bolsas de plástico. ¡No te lo pierdas!

Autor / Autora
Técnica de Comunicación Interna
Comentarios
Deja un comentario